Uno de los personajes del año fue, sin dudas, Nicolás Occhiato. El conductor empezó como remplazo en Bailando por un sueño y rápidamente se convirtió en uno de los favoritos. Pero ayer en Pampita Online contó que, además del trabajo duro, tuvo una ayuda extra por haber mantenido una cabaña durante meses.

De invitado al programa de Pampita, Nicolás parecía no terminar de creer que se coronó como el nuevo campeón del Bailando. La conductora destacó su exitoso paso por ShowMatch y el invitado aprovechó para hacer una revelación: “Hay una cábala del Bailando que no la conté todavía. Es muy graciosa y muy bizarra. Yo soy muy cabulero y en La Corte hay un chico que se llama Guille, que es un chico que está contratado por la producción para que te acomode el auto en el estacionamiento”.

Cada vez que iba al estudio de ShowMatch, Nicolás se encontraba con Guille, quien al parecer tuvo un rol fundamental en su participación: “Antes de bajar del auto, yo siempre me pongo perfume. Y un día me estaba poniendo perfume cuando llega Guille y me dice ‘che, tengo que ver a una chica acá a la vuelta, ¿no me tirás un poco?’”.

Nicolás contó que le prestó uno de sus perfumes y, sin saberlo, inició esa cábala tan particular: “Lo llené de perfume y al otro día me dice ‘¡tremendo!’ y le digo ‘pará que te tiro de vuelta’. Y ese día me fue muy bien en el certamen”.

El resto de la historia se vio en cada presentación del certamen, que tuvieron siempre como apoyo la suerte de su cábala: “A partir de ahí cada vez que venía Guille le ponía perfume. Yo no me bajaba del auto hasta que no venía él y le ponía perfume. Con las cábalas soy tremendo. Y el último día se lo regalé”.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here