Que habrá varios miles de infectados por coronavirus es una certeza en el Gobierno. El objetivo es no perder el control de la situación: que el sistema sanitario no colapse. En ese escenario, y en vistas a reactivar la economía, la Casa Rosada ya empezó a prever cómo será la salida de la cuarentena.

Para el mientras tanto, el presidente Alberto Fernández evaluaba anoche firmar un decreto de necesidad y urgencia para prohibir los despidos y las suspensiones al menos por dos meses, aunque su duración dependerá de lo que se prolongue la crisis por la pandemia de coronavirus.

Esto lo dijo el jefe del Estado en una reunión virtual con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y con intendentes del Gran Buenos Aires. La medida sería anunciada en paralelo con una profundización del programa de asistencia a las empresas, con una batería de nuevas medidas económicas. Trascendió que esto demandaría un esfuerzo fiscal de 380 mil millones de pesos.

La cuarentena seguirá siendo obligatoria y total y comenzará a flexibilizarse paulatinamente el permiso de repatriación de argentinos. Seguirán los “vuelos humanitarios” por goteo y ya se trabaja para que la Administración Nacional de Aviación Civil autorice a algunas empresas privadas a traer argentinos.

Todavía hay 15 mil argentinos en el exterior que quieren regresar al país. Los primeros vuelos llegarán desde Lima, La Habana, Miami, Cancún, Punta Cana, Bogotá, Madrid, Florianópolis, San Pablo y Río de Janeiro. Aerolíneas Argentinas tendrá un rol preponderante.

Ante la presión de empresarios y de la CGT, Fernández le encomendó un plan de contingencia al ministro de Trabajo, Claudio Moroni. Este podría contemplar la reducción de aportes patronales por escalas y de acuerdo con la cantidad de empleados. También se evaluaba que el seguro de desempleo escalara a una suma de entre seis mil y 10 mil pesos.

En tanto, las estrategias para lo que será la salida paulatina de la cuarentena para algunos sectores productivos es diseñada por el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

Dos factores fueron determinantes para apurar una acción en ese sentido: la presión de los empresarios que le están “incendiando” el celular a Fernández con reclamos; y la advertencia de los gobernadores: si no hay plata, habrá cuasimonedas.

Los que más piden las cuasimonedas son los intendentes bonaerenses. Las necesidades financieras que se plantean globalmente las provincias alcanza los 100 mil millones de pesos.

Fernández pidió tiempo. Y le solicitó a Martín Guzmán, el ministro de Economía, que reasignara partidas presupuestarias para hacer “un envío grande” a las provincias en forma de “compensación” por la baja de la coparticipación. Esto no generaría una deuda con la Nación.

Para esa alternativa, se están está buscando fondos. Ayer el secretario de Política Económica, Haroldo Montagu, volvió a pedir ante el G-20 (en una teleconferencia) que se activaran desembolsos multimillonarios del Fondo Monetario Internacional para los emergentes. El Gobierno prevé que podría recibir el equivalente a unos 3.375 millones de dólares.

En eso trabaja Guzmán. Y el canciller Felipe Solá elabora el proyecto para un “gran pacto de solidaridad social” y para la creación de un “fondo mundial de emergencia humanitaria”. Esto será elevado por Fernández a sus pares del G-20 en estos días.

Salida gradual

El secretario de Calidad en Salud de la Nación, Arnaldo Medina, dijo ayer que se está incrementando la infraestructura sanitaria y la capacitación de médicos, porque ambas cosas son limitadas.

Eso definen en Casa Rosada como “ganar tiempo” y es el determinante para ver cuándo volverá la actividad. El día 13, no obstante, no habrá “vida normal”.

Ginés González García lo confirmó. Dijo que el Gobierno está “trabajando en ese estadio”. Y señaló que la salida será “cuidando más a los grupos de riesgo, que son los adultos mayores, los enfermos de riesgo. Estos serán los últimos en salir”.

“Vamos a salir gradualmente. Tampoco se puede tener paralizada a una sociedad en términos absolutos”, dijo el funcionario. Desarrollo Productivo está relevando sector por sector para analizar las edades de los trabajadores y la posibilidad de volver al trabajo.

Según explicaron fuentes oficiales a este medio, habrá un cruzamiento de datos en el sistema integrado previsional argentino (Sipa) y se trabajará con los gremios, sector por sector, para ver cuáles pueden ir arrancando con base en tener menos población de riesgo.

Por ello irán apareciendo excepciones al aislamiento social preventivo y obligatorio. Pero no está previsto que esto ocurra antes del domingo 12 de abril.

Repatriación: Regreso “paulatino”

A través de un decreto de necesidad de urgencia que se publicará hoy en el Boletín Oficial, el Gobierno nacional dispuso que las repatriaciones de argentinos en el exterior se realicen de manera “paulatina” mientras dure la cuarentena obligatoria dispuesta hasta el 13 de abril. De acuerdo con datos de la Cancillería, hay unos 15 mil argentinos fuera del país con necesidad de regresar. En el Gobierno aseguran que habrá vuelos humanitarios “por goteo”.

SÍNTESIS POLÍTICA

Información exclusiva y el mejor análisis, los lunes y viernes después del mediodía en tu correo.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 1/04/2020 en nuestra edición impresa.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here