El año pasado, el joven actor español Miguel Herrán causó impacto en las redes sociales. Conocido por interpretar a Río en La casa de papel, compartió un video llorando en su Instagram: “Hoy he decidido regalaros una parte sincera de mí… no voy a entrar en detalle de qué es lo que me pasa, porque ni yo mismo lo sé. Pero esto de aquí soy yo. Sin filtros, sin edulcorante y sin mentiras”. 

Ahora, el actor brindó una entrevista a el diario El País en el que hizo declaraciones similares. Entre otras cosas, se describió como un niño que fue “muy cabrón, un verdadero hijo de puta”. 

“Si yo te cuento las cosas que hacía antes no te cuadraría con la persona que soy ahora. Odiaba la vida, odiaba el mundo. Tuve una manera de ser bastante cabrona y de momento tengo miedo de contarlo, porque hice cosas de las que no me siento orgulloso. Me levantaba, me miraba al espejo y no me gustaba ni cómo era, ni lo que hacía, ni cómo trataba a la gente, ni cómo me trataba a mí mismo”, agregó. 

Además, explicó que muchas veces pensó que estaría mejor muerto y que no quería levantarse a la mañana. De eso, según indicó Herrán, lo salvó la actuación. 

También sigue luchando contra la vigorexia que sufrió en su adolescencia. “Cada verano es la comidilla con mis colegas: cómo está mi cuerpo, si estoy más grande o más definido. Y yo siempre les digo que lo triste es que ellos con su barriga y sus cervezas son diez veces más felices con su cuerpo que yo”. 

Por otro lado, señaló sobre su próspero presente: “El dinero no me ha hecho feliz, me ha quitado bastante felicidad y me ha dado más preocupaciones que cuando no lo tenía. Me ha hecho más ambicioso. El dinero me ha ensuciado como persona. No lo valoro. En el resto sigo igual o peor”



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here