Nahuel Olivera, quien manejaba el Chevrolet Corsa que participó en la picada de Laferrere declaró que su auto «estaba preparado para correr carreras». 

El joven está detenido luego de que el incidente terminara con el fallecimiento de un niño de 6 años. Olivera también afirmó que él y Alexis Escribanti, el otro acusado, se conocían. 

“Nos conocíamos del picadero. Íbamos a correr en el cuarto de milla del Camino de Cintura en el partido de Estaban Echeverría” aseguró Olivera. 

El vehículo de Olivera tiene modificadas varias características; entre ellas, las levas, la suspensión, el motor, los neumáticos y el escape. Además tiene un nitro. 

“Reconozco que mi auto estaba preparado. Es mi hobby” declaró Olivera. 

El joven niega que haya participado en una carrera ilegal, y en las manifestaciones ante la Justicia dijo que Escribanti fue quien provocó el accidente. “Él hizo una mala maniobra, él es el culpable. No veníamos corriendo una picada, pero veníamos manejando rápido, y esa maniobra hizo que yo impactara al otro auto” manifestó. 

Por el otro lado, Escribanti, luego de ser detenido, se niega a declarar. 

El hecho

En la tarde del pasado domingo, un auto que participaba de una picada callejera chocó con otro automóvil en Gregorio de Laferrere, La Matanza. El impacto provocó que el otro vehículo, un Volkswagen Fox, atropellara a una familia. En el lugar falleció Tahiel Contreras, un menor de 6 años que había salido con sus padres a comer un helado. 

Vecinos de Laferrere se manifestaron pidiendo justicia por Tahiel, y además exigiendo controles para evitar que sucedan más picadas. 

La fiscalía de La Matanza está juntando pruebas para determinar qué fue lo que realmente sucedió. Por el momento, Olivera y Escribanti se encuentran imputados por homicidio simple con dolo eventual.

NEWSLETTER 9AM

De lunes a viernes, la selección de nuestros editores de la información más relevante para cada jornada.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here