El ininterrumpido frenesí por el dólar y las extremas condiciones del mercado cambiario hicieron que el blue salte 11 pesos en una semana corta por el feriado del 12 de octubre. En esos cuatro días, la presión también apuntaló la cotización de las monedas paralelas y fundamentalmente la del Contado con Liquidación (CCL) con la que se concretan giros de fondos al exterior.

Los nuevos guarismos indican que la brecha entre el dólar informal y el mayorista, que sigue de cerca y cuyo valor administra el Banco Central (BCRA), ya superó el 129%. En otras palabras, el billete verde en las “cuevas” sale 100,48 pesos más que el utilizado por los bancos y las grandes empresas.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, reconoció que esa distancia impacta de manera negativa en los ánimos del mercado, pero reiteró que los niveles récord que alcanzaron tanto el blue como el CCL “no representan la realidad argentina”. Seguidamente, ratificó que no habrá devaluación, en línea con lo expuesto días atrás por el presidente Alberto Fernández.

“Estamos completamente comprometidos a seguir con la misma política en la cual el tipo de cambio oficial evolucione de la mano de los precios, a mantener la estabilidad del tipo de cambio real. Hoy sí tenemos un tipo de cambio oficial que representa la realidad argentina en el frente comercial”, dijo.

Guzmán rechazó además los temores en torno al nivel de las reservas del BCRA. “Estamos con los instrumentos para mantener la política cambiaria que venimos llevando a cabo”, remarcó, sin titubear ante los principales empresarios del país que escucharon su presentación en el Coloquio de Idea. El mismo escenario aprovechó antes el presidente Fernández para desestimar las múltiples críticas contra la marcha de su gobierno con un extenso discurso.

El ministro de Economía estrenó allí su empoderamiento para ponerse al frente de la estrategia oficial con la que se tratará de transitar la tormenta que genera la falta de dólares. Confirmó que el próximo paso será facilitar las operaciones con las que se accede a las divisas paralelas, ya sea la conocida como CCL o la del Mercado Electrónico de Pagos (MEP), que se consiguen mediante la compra y posterior venta de un bono o de una acción.

Aseguró que la decisión es “ir facilitando ese tipo de operatorias” para ampliar el mercado donde interactúan actores privados, por lo que no representa un riesgo directo para las reservas internacionales.

“Control tras control, ese mercado se ha venido achicando y se ha vuelto más volátil, y el precio no bajó sino que subió”, justificó.

Sus palabras lograron un efecto inmediato, porque el CCL, que antes del mediodía llegó a ofrecerse por encima de los 170 pesos, revirtió la marcha y terminó a 165,31, con una caída de $ 3,23 respecto del jueves. Otro ejemplo del valor que tiene cualquier precisión sobre el futuro.

Aun así, el CCL terminó la semana con un salto de $ 10,36. En tanto, el MEP (también conocido como “dólar Bolsa”) también retrocedió el viernes $ 2,87 hasta los 152,07 pesos, pero culminó la semana con un avance de 8,65 pesos. Habrá que ver si las palabras y las medidas prometidas aplacan los ánimos en esa plaza.

Por su parte, el dólar mayorista cerró la semana a $ 77,52, con un avance de cinco centavos respecto del jueves y de 37 centavos frente al viernes previo. Según calcularon fuentes del sector, el Banco Central quedó ayer con un saldo a favor de U$S 30 millones, aproximadamente.

En el sector donde juegan los bancos y las grandes empresas se movieron U$S 227,200 millones de contado y U$S 118,300 millones en los futuros del Mercado Abierto Electrónico (MAE). “La divisa norteamericana operó con un recorrido mixto, alternando subas iniciales que fueron corregidas por las ventas oficiales”, resumió el operador Gustavo Quintana.

Finalmente, el tan preciado dólar ahorro, al que solamente pueden acceder algunos pocos que reúnen las condiciones para superar el cepo, culminó la semana por encima de los 137,28 pesos (contemplando el recargo del 30% del Impuesto Pais y el del 35% que se cobra a cuenta de Ganancias y Bienes Personales).

Guzmán también reconoció que el cepo seguirá siendo una amarga realidad. Para desmantelarlo, explicó, se necesita que la “Argentina recupere reservas”.

Impacto en los precios

La inestabilidad alcista del dólar blue ha comenzado a tener impacto en la cadena de producción. En las últimas 48 horas se suman rubros de todo tipo en los que los proveedores paralizaron la entrega de productos ante la incertidumbre que genera el salto de la divisa norteamericana.

Hay sectores con componentes de insumos en dólares que “bajaron la persiana” hasta que se estabilice la situación.

Tarifas

Fin al congelamiento. El Gobierno nacional confirmó ayer que el freno al aumento de las tarifas de los servicios públicos se levantará en diciembre. Así, la electricidad y el gas volverán a aumentar a partir de fin de año.

Buscan incentivar el ahorro en pesos

El Ministerio de Economía anunció anoche que envió al Congreso un proyecto de ley para impulsar el ahorro y la inversión en pesos mediante un incentivo concreto: exenciones a los impuestos a las Ganancias y Bienes Personales.

La idea de la cartera que conduce el ministro Martín Guzmán es complementar este proyecto con otro, que enviará en los próximos días, donde se fomenten puntualmente las inversiones en el sector de la construcción y los desarrollos inmobiliarios.

En lo que respecta a la exención del Impuesto a las Ganancias, se adelantó que se aplicará a los intereses de los depósitos en pesos con cláusula de ajuste (por ejemplo, plazos fijos UVA).

Lo mismo aplicará para el rendimiento de las colocaciones en instrumentos emitidos en moneda nacional destinados a fomentar la inversión productiva.

En lo que respecta a la exención en Bienes Personales, se aplicará a las obligaciones negociables emitidas por empresas argentinas; los instrumentos emitidos en moneda nacional destinados a inversión productiva y a la participación en fondos comunes de inversión y fideicomisos financieros que inviertan mayoritariamente en activos exentos (75%).

Además, el proyecto prevé una “cláusula antielusión”, en la que se establece un tiempo de permanencia mínima de los activos en el patrimonio para acceder a las exenciones de Bienes Personales (75% de la cantidad de días al año).

SÍNTESIS POLÍTICA

Información exclusiva y el mejor análisis, los lunes en tu correo.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 17/10/2020 en nuestra edición impresa.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here