Brenda Moyano, la mamá de los niños que fueron apuñalados por su papá en Capilla del Monte, sigue sin comprender qué pasó. El miércoles, Gerardo Reyna –de quien estaba separada hace más de un año- atacó a puñaladas a sus hijos, mató a Thiago (8) e hirió gravemente a Priscila(6), quien lucha por su vida en el Hospital Pediátrico de la ciudad de Córdoba. 

Verónica, tía de Priscila, contó que la pequeña continúa internada en estado delicado. “Anoche tuvo una hemorragia en una de sus heridas del cuello, lograron estabilizarla, y esta mañana había cortado los sedantes para ver cómo respondía”, contó a La Voz.

“Ella se despertó, quería ver a su mamá y se quería sacar todo, así que la volvieron a dormir hasta esta tarde que puede entrar su mamá a verla cuando tenga el resultado del hisopado”, agregó Verónica.

Más temprano, en Arriba Córdoba, Brenda había contado que Reyna le había pedido estar unos días con los niños. “Sinceramente no sé qué pasó, yo estaba separada de él, me pidió estar unos días con los nenes. Desde que me separé tenía miedo por mí, no por mis hijos porque siempre fue un padre atento que estuvo a disposición, nunca les faltó nada, estaba terminando la casa para ellos”, relató Brenda. 

La mujer reconoció que Reyna la amenazaba con lesionarse si no llevaba los niños hasta Capilla del Monte. “Vine con miedo de que me fuera a hacer algo a mí, pero Thiago me pedía venir a ver a su papá, me pedía quedarse a vivir con su papá y ayudarlo”, relató. 

Además, contó que una hermana suya fue víctima de femicidio hace dos años, cuando tenía 18 años. “Yo siempre dije que no iba a permitir algo así, que no iba a dejar que mis papás vuelvan a pasar por un dolor así. Nunca me imaginé que iba a atentar contra la vida de mis hijos”, cerró Brenda.

La hermana de Brenda era Maira Moyano. Tenía 18 años cuando fue hallada muerta, en junio de 2018, y aunque para la Justicia de La Rioja se trató de un suicidio su familia sostiene que fue su novio el responsable de la muerte. «Ella fue víctima de violencia de género, la mató el novio, pero quedó en la nada», describió Verónica. 

Separación y extorsión

Brenda vivía con los niños en Chilecito, La Rioja, desde que se separó. Hace algunos días habían regresado a Capilla del Monte para que los pequeños pasaran unos días junto a su papá. Reyna le insistía para que volvieran a intentarlo, pero Brenda no tenía dudas sobre eso. “Había sacado turno para ir al psicólogo, yo quería saber si estaba apto para seguir viendo a los nenes, íbamos a ir todos al psicólogo”, describió. 

Sin embargo, un audio de su hija el miércoles por la tarde le pedía que por favor atendiera a su papá. “Le pido que no meta a los chicos, y ahí me mandó una foto de un brazo con sangre”, relató. Pensó que se estaba lesionando a sí mismo, “nunca imaginé que le hiciera algo a los nenes”, destacó. 

Brenda fue hasta la casa junto a una tía, la derivaron hasta el hospital. “Las enfermeras me decían que la nena estaba estable, pero yo preguntaba por el nene… nadie me decía nada del nene. En la ambulancia vi cuando trasladaban a la nena, me miró con esos ojitos, y yo le pedía a Dios que le de fuerzas para que salga adelante… Y ahí me dan la noticia del fallecimiento de Thiago”, contó. 

Si sos víctima de violencia de género, comunícate con la línea 144: atención, contención y asesoramiento en situaciones de violencia de género. Por WhatsApp: +5491127716463. En Córdoba, 0800 888 9898.

NEWSLETTER 9AM

De lunes a viernes, la selección de nuestros editores de la información más relevante para cada jornada.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here