Todo sucedió tras una juntada de amigos en una casa de Villa El Libertador, en la zona sur de la ciudad de Córdoba.

En esa reunión, como solía pasar, hubo alcohol por exceso y se consumieron varias líneas de cocaína. ´

Cuando la droga se acabó, y no hubo más para tomar, algunos decidieron pegar la vuelta a casa, mientras otros salieron a comprar más dosis con la idea de volver.

Dos de los presentes se subieron a una moto azul y encararon hacia a barrio Congreso. No está claro si querían comprar para volver o adquirir droga para irse a terminarla a sus hogares.

Lo concreto es que en esas circunstancias, se toparon con la mujer que caminaba, bolsa en mano, por una desolada calle. Y fueron a abordarla.

Debía ser un asalto rápido. Pero todo terminó de la peor manera. El arma se levantó directo a la cabeza, el balazo resonó en la calle y la mujer cayó muerta.

Víctima. Silvia Apaza tenía 31 años y era madre de dos criaturas. (La Voz)

La moto aceleró a toda velocidad. Los ladrones se llevaron apenas una bolsa de la mujer que contenía presuntamente una campera, un permiso para circular y un túper con comida.

En la fuga, habrían tirado el arma en un descampado. 

Esa es la reconstrucción, palabras más, palabras menos, que los investigadores policiales trazan en torno al alevoso asesinato de Silvia Apaza (31), la vecina que fue asesinada de un balazo en la cabeza el pasado miércoles a la madrugada en barrio Congreso, en la zona sur.

Poco más de 24 horas después del crimen, la Policía detuvo a un sospechoso.

«¡Quedate quieto! ¡Ni te muevas!», escuchó Víctor Hugo López, de 48 años, mientras caminaba por una calle de barrio Acosta, en la franja este de la Capital.

Los policías de civil no le dieron tiempo a nada. Estaba desarmado.

López está sospechado de haber sido el presunto autor material del crimen, según señalaron desde Tribunales a La Voz.

Su casa fue allanada en busca de elementos de la causa.

Del domiclio se habrían secuestrado, entre prendas, algunos proyectiles. 

López será imputado por homicidio en ocasión de robo, agravado por el uso de arma de fuego. Así lo dispondrá el fiscal Tomás Casas, a cargo de la pesquisa. 

¿Una confesión?

«Ok… Vayan a buscarlo y tráiganmelo», le dijo el fiscal Casas a los investigadores. 

En la causa no figura de manera oficial.

Sin embargo, según trascendió de distintas fuentes consultadas, la orden del fiscal fue derivación de un cúmulo de testimonios obtenidos en el ambiente del hampa.

López, según algunos testimonios, habría reconocido se había mandado una «cagada».

Imputado. El sospechoso fue atrapado por la Policía en barrio Renacimiento. (Policía)

Al parecer, el sospechoso habría contado que había estado «en una juntada en Villa El Libertador donde hubo drogas y alcohol en exceso».

Acto seguido, habría mencionado con detalles que se atacó a una mujer que caminaba por la calle. 

Estos dichos llegaron a oídos del comisario mayor Gonzalo Cumplido quien, de inmediato, se lo transmitió a sus superiores y pares para que se investigue.

Para entonces, el fiscal manejaba otra hipótesis sobre otros sospechosos.

Enterado de la nueva versión, se ordenó a los pesquisas de Investigaciones Criminales el profundizar la causa.

Se tomaron distintos testimonios orientados a la «pista Villa El Libertador».

Cuando el fiscal entendió que la sospecha era firme y había elementos concretos, dispuso la captura.

«Es un choro viejo. Tiene muchos antecedentes y es miembro de una familia donde ya hubo otros que cayeron por otros delitos», comentó una alta fuente policial. 

Resta, por ahora, dar con el otro acusado. Al parecer, no estaría identificado.

La pregunta que nadie sabe responder por ahora es: ¿por qué mataron a Silvia?

En la noche de este miércoles, los familiares, vecinos y amigos de Silvia realizaron una marcha en barrio Congreso. (Facundo Luque/La Voz)

El fiscal Casas confirmó a La Voz que la imputación es la de homicidio en ocasión de robo agravado por el uso de arma de fuego. 

En la noche de este miércoles, los familiares, vecinos y amigos de Silvia realizaron una marcha en barrio Congreso. (Facundo Luque/La Voz)



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here