La inflación está recalentada, en niveles mucho más altos de los previstos oficialmente para esta altura del año y con la proyección para 2021 prácticamente sepultada, por lo que el Gobierno empezó a mostrar cierta sobreactuación horas antes de que hoy se conozca el dato de marzo que, según estimaciones privadas, estuvo entre 3,9% y 4,2%, con una proyección anualizada de hasta 60%.   

En menos de una semana, el Gobierno dijo que sacará inspectores a las calles e incrementará multas; imputó a empresas por vender productos similares a precios diferentes; amenazó con cerrar las exportaciones de carne; e intimó a compañías del comercio y la industria a fabricar, distribuir y comercializar al máximo de su capacidad instalada, hasta que termine la emergencia sanitaria. 

Con las gestiones para el acuerdo de Precios y Salarios en terapia intensiva, el Gobierno avanza así atacando el último eslabón de la cadena, antes de que el producto llegue a los consumidores. Y, en lo que considera una política que puede ayudar, está enviando “camiones itinerantes” al Conurbano bonaerense, donde la pobreza alcanza al 51% de la población, a vender bolsones de frutas y verduras surtidas de entre 5 y 6 kilos, con un valor de entre $130 y $220.  

La artífice de esta estrategia es Paula Español, la secretaria de Comercio Interior, quien ya anunció que prevé multiplicar los camiones para que también se vendan carnes, lácteos y otros productos a precios más accesibles que los que se consiguen en las góndolas de los supermercados.  

“El trailer móvil estará presente en los distintos municipios que integran el Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA) y más adelante se irá extendiendo por todas las provincias del país”, anunció Español al presentar la iniciativa en Quilmes, al sur del conurbano.  

Según Español, con esta iniciativa el Gobierno “acorta la cadena entre el productor y el consumidor para tener una rápida llegada a los barrios donde se necesitan medidas que contengan el precio de los alimentos” en medio de la crisis sanitaria y económica. 

En paralelo, el proyecto para la reforma tributaria que el Gobierno prometió una decena de veces duerme en el escritorio el ministro de Economía, Martín Guzmán, y la emisión monetaria va en aumento: en marzo el Banco Central giró al Tesoro 135.000 millones de pesos en adelantos transitorios.  

Qué estiman los privados  

Que algunos camiones deambulen por los municipios de Malvinas Argentinas, Pilar y Morón vendiendo mercadería más barata sería anecdótico si la Argentina no estuviera atravesando uno de los peores procesos de estanflación de su historia, desde hace ya tres años.  

Para el Instituto Estadístico de los Trabajadores (compuesto por 50 gremios de la CGT y la CTA), la inflación fue del 3,9%, con aceleración. Ese guarismo está en línea con el del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central, que estimó 3,9% para marzo y 3,4% para abril. 

Marina Dal Poggetto, directora ejecutiva del Estudio Eco Go, comentó que su estudio estimó una inflación mensual del 4,2% en marzo y ahora, dijo, “pareciera que abril estará entre 3,5% y 4%, más cercano al 4% también. Esto da 16% en cuatro meses. Así, la idea del 29% para todo el 2021 es letra muerta. Si se anualizan los últimos dos meses, el ritmo es del 60% anual”. 

Para la economista, el Gobierno está buscando “pisar” algunos precios. Y eso explica medidas recientes como la intimación para que las empresas produzcan al tope de su capacidad o la amenaza de que suspender las exportaciones de carne. “Y no van a poder regular precios y cantidades en simultáneo”, dijo.  

C&T Asesores Económicos también estimó una suba promedio de precios minoristas del 4,2% en marzo, alcanzando 40,8% en los últimos doce meses. Y señaló una alerta roja: lo que más incidió en el alza general fue el aumento de 6% en los alimentos y bebidas. 

El Índice de Precios que elabora la fundación liberal Libertad y Progreso arrojó un alza de 4,1% mensual en marzo. En siete de los últimos doce meses los alimentos subieron por encima del índice general y marzo fue el cuarto mes consecutivo en el que ocurrió, con un 5,1%.  

El Indec dará a conocer hoy el dato oficial. Pero ayer el número ya estaba en manos de del ministerio de Economía y del presidente del Banco Central, Miguel Pesce, dado que por normativa del FMI el organismo se los anticipa.  

En este contexto, hubo una reunión de gabinete económico en la Casa Rosada. Condujo Santiago Cafiero, quien ordenó a inspectores de la AFIP a que controlen en los supermercados la aplicación de los Precios Máximos, el cual fue prorrogado por el Gobierno en forma unilateral hasta el 15 de mayo por falta de acuerdo con las empresas productoras.  

Colaboradores de Cafiero dijeron a este diario que esa orden es para sumar una medida en pos de “bajar la inflación”. Y agregaron que también se va a controlar la aplicación de la ley de abastecimiento y advirtieron que se analiza un aumento de sanciones. 

En la reunión Español dijo que desde que asumió, su cartera hizo 35.000 fiscalizaciones, en conjunto con municipios y provincias. “Ese trabajo se va a fortalecer aún más en las semanas que siguen, no sólo porque vamos a contratar entre 300 y 500 inspectores a la brevedad, sino porque además, en conjunto con la AFIP, vamos a llevar adelante todo lo que son las fiscalizaciones de política de precios en general, precios máximos, precios cuidados, y también vamos a sumar la ley de góndolas”, afirmó.  

Extensión

A comienzos de abril, la Secretaria de Comercio Interior, ante la preocupación por el aumento de los alimentos, extendió el programa de Precios Máximos hasta el 15 de mayo próximo, y el acuerdo de la carne hasta el 15 de abril.

Además, extendió hasta el 12 de julio próximo el programa Precios Cuidados e incorporó nuevos productos, hasta lograr una oferta total de 670 artículos, con un aumento promedio de 4,8% en los valores de los que ya estaban incluidos en el esquema.

La nueva extensión del programa, que representa un acuerdo voluntario entre el Estado, las cadenas de supermercados y las empresas proveedoras de alimentos, bebidas, higiene personal, perfumería y limpieza, pretende consolidarse como una referencia cada vez más amplia para consumidores y el sector empresario.

Así, la canasta de productos representativos pasará desde hoy a contener 670 referencias con la incorporación para este segundo trimestre de nuevos artículos, entre los que se encuentran una máscara protectora de plástico para el cuidado esencial en el contexto actual de pandemia.

Más información:

SÍNTESIS POLÍTICA

Información exclusiva y el mejor análisis, los lunes en tu correo.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here