Telam SE

Los 26 hinchas de Deportivo Cali que fueron detenidos entre el miércoles y el jueves con cuchillos y facas fueron imputados por los delitos de desobediencia y resistencia a la autoridad y portación de armas no convencionales y luego recuperaron su libertad, indicaron fuentes del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires.

Las detenciones se habían producido en dos tandas: los primeros ocho habían sido detenidos el miércoles a la noche en el Obelisco cuando participaban de un banderazo, mientras que los 18 restantes fueron habían sido atrapados anoche en Puerto Madero donde se les secuestraron armas blancas y 83 entradas para el partido disputado ayer en la cancha de Boca.

Todos los detenidos fueron imputados por el auxiliar fiscal de la Unidad de Flagrancia Este del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, Carlos Caputo, que ayer indagó y dio soltura al primer grupo de detenidos y esta tarde hizo lo mismo con los 18 restantes.

Los primeros ocho de los imputados fueron detenidos en el Obelisco el miércoles durante el banderazo con motivo del partido entre Boca Juniors y Deportivo Cali que se disputó anoche en la Bombonera: los efectivos de la Policía de la Ciudad que realizaban tareas de prevención les encontraron 3 armas blancas en su poder –un cuchillo, un machete y una navaja-.

Esos hinchas fueron indagados ayer; el fiscal Caputo les imputó los delitos de desobediencia y resistencia a la autoridad y portación de armas no convencionales. De este grupo de ocho detenidos, uno tiene domicilio en la Provincia de Salta, mientras que los restantes siete provenían desde Chile. Se les dio soltura alrededor de las 20 horas.

El otro grupo de está compuesto por 18 personas, todas provenientes de Colombia que vinieron para asistir al partido, quienes fueron detenidas ayer, en la intersección de la calle Cecilia Grierson y Avenida de los Italianos, en Puerto Madero, y fueron liberadas hoy tras ser indagadas.

En este procedimiento, realizado por personal policial de la División Conductas Delictivas de la Policía de la Ciudad y del Cuerpo de Investigaciones Judiciales del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, se realizó una requisa y se secuestraron 24 cuchillos, 4 navajas, 5 destornilladores, 1 fierro con punta y mango de madera, una manopla de metal, 5 bengalas de humo sin uso y una gran cantidad de botellas de vidrio de bebidas alcohólicas.

Además, fueron secuestradas 83 entradas, 50 generales por un valor de 3.000 pesos y 33 entradas de protocolo, inscriptas con la leyenda “prohibida su venta”.

Telam SE

Las detenciones de ayer se habían producido en un contexto en el que las fuerzas de seguridad guardaban especial atención a los movimientos de los hinchas colombianos luego de lo sucedido el miércoles en una formación de tren del Ferrocarril Roca, en la estación Gerli, donde ocho simpatizantes del «Verde» fueron emboscados, golpeados y cortados por barrabravas de Racing Club.

Los integrantes de la barra «académica» habían amenazado en redes sociales a sus pares colombianos, a partir del robo de estos últimos de una bandera de hinchas residentes en Burzaco, perpetrado la semana pasada en el propio Cilindro de Avellaneda.

Marcelo D’Alessandro, ministro de Justicia y Seguridad porteño, aseguró en Radio La Red que con las detenciones «se evitó una masacre» y que, a partir de las detenciones, «se van a activar los resortes del Estado Nacional para evitar que estos violentos entren de forma impune» al país.

«Hay algunos residentes y otros que vinieron especialmente para ver el partido. Para los que tienen la residencia vamos a solicitar a Migraciones que revea la situación en el caso de que la estén tramitando. Que se soliciten antecedentes a su país natal porque, insisto, son personas que tienen cuchillos de carnicero, manoplas, palos… Estamos hablando de gente muy violenta y vamos a solicitar la deportación».



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here